domingo, 1 de enero de 2012

Acebeas-Navalperal



Ascensión o, mejor dicho, paseo clásico serrasegureño para alcanzar una cima no muy alta pero muy bella. Es una de las rutas, si no la que más, con más afluencia de personas de la Sierra de Segura pero no tendremos que estar saludando, ni mucho menos, a cada instante. En cierta ocasión, subiendo en bici, nos encontramos con un numerosísimo grupo de personas, ya de cierta edad, que descendían de la cima y tuvimos una breve conversación con ellos. Eran vascos, para mayor sorpresa nuestra, y estaban absolutamente impresionados con lo que estaban viendo. No daban crédito a que en una zona montañosa como esta no hubiese gente caminando o en bici, disfrutando. Para mí entender por un lado tienen razón pero por otro, menos gente igual a más disfrute.
Hemos de trasladarnos  a la carretera que une Navalcaballo con Siles y a unos 2 kms. del cruce de Segura de la Sierra encontramos el acceso a la casa forestal de Las Acebeas con un pequeño aparcamiento donde estacionar nuestro vehículo.
Perfectamente señalizado, este sendero supone un deleite visual constante y nos sumerge en una zona boscosa de especial interés botánico. Su orientación y microclima hacen de este paraje un oasis de frescor impropio de estas latitudes. A ello se añade el espectacular trazado del camino con numerosas curvas de herradura que le hace parecer una especie de Alpe D'huez en miniatura.

Inicio de la ruta.


Cartel de inicio de ruta.


Al inicio caminamos por una ancha pista, en perfecto estado, internándonos en el espeso bosque.


Detalle del principal protagonista de la ruta y que le da nombre: el acebo.


Pronto llegaremos a esta amplia curva a derechas. En primavera, este lugar explota en diferentes y exuberantes tonos verdes. La pendiente es muy suave, alrededor del 3-4% por lo que merece la pena caminar sin prisas y disfrutar de la tranquilidad total que nos brinda el lugar. Un poco más adelante nos encontraremos con una casa, que debió de servir como edificio auxiliar de la casa forestal, en ruinoso estado. Un cartel nos advierte del peligro.


Enseguida nos encontramos con la casa forestal. Magnífico conjunto de edificios de los cuales los dos principales se conservan muy bien e ignoro que uso reciben actualmente.


Vista este de una de las casas.


Vista oeste de otra de las casas. A partir de este punto la pista se convierte en carril, aumentando considerablemente la pendiente pero sin dejar de ser cómoda para caminar. Señalización vertical con hitos de madera.


Vista general de los dos edificios principales con el Calar de la Sima al fondo.


Frondosidad y sombra nos acompañarán durante buena parte de la ruta.


El trazado alterna cuestas llevaderas con algún que otro pequeño llano.



Cartel informativo.


Poco a poco vamos ganando altura y ya vemos la caseta de vigilancia mucho más cercana.


Alrededor de los 1500 mts. de altitud y después de una herradura a derechas, la vegetación se hace más austera y el pino es el principal protagonista.


Mirando hacia atrás podemos ver la inmensidad boscosa y la majestuosa ladera.


Unos minutos más tarde, en una curva a derechas, encontramos un mirador con panel informativo en el que se describen las principales cimas que podemos ver. Las fotos no hacen justicia al soberbio panorama.


A pesar de la sequedad de este otoño-invierno, la humedad es notable y el frío nocturno deja su huella.


Asimismo, desde el mirador, vemos que la casa forestal ya queda muy abajo, la sensación óptica es de mucha profundidad, que no se corresponde con el desnivel en metros superado. A partir de aquí la pendiente se hace menos agradable y el avance se ralentiza algo.


Hacia el noreste visionamos en primer término las montañas sileñas (el Puntal) y detrás la Sierra de Alcaraz.


Pasos después, llegamos a un cruce perfectamente señalado. El sendero balizado gira por la senda que sale a la izquierda para alcanzar la caseta de vigilancia, pero nosotros seguiremos por el camino principal con el objetivo de alcanzar primero el vértice geodésico de Navalperal (1620 mts.).


Detalle del cruce con la marca de PR en la roca.


Llegando ya casi a la plataforma del calar tenemos una vista privilegiada de la subida. A la derecha se aprecia el senderillo que lleva hasta la caseta y que nosotros usaremos para el descenso.


Los pinos son moldeados por las inclemencias meteorológicas.


Alcanzada ya la llanura cimera, el camino gira a la derecha en busca de la caseta de vigilancia. Nosotros viramos a la derecha (norte) hacia el vértice, que vemos a lo lejos.


Avanzando por el calar. Solo algunos estoicos ejemplares sobreviven en un ambiente severo. No hay camino. Solo un senderillo apenas perceptible pero la dirección está clara.


Pino característico junto al vértice.


Navalperal (1620 mts.). Panorama memorable con el Yelmo en el centro de la imagen. Detrás vemos ténuemente las arrasadas, aunque en franca recuperación tras el incendio de 2005, cimas de la Sierra de las Villas.


Otra un poco más cerca en la que podemos ver incluso, muy difuminadas, las lejanas cumbres de Sierra Mágina.


Hacia el oeste Peñalta y la serrana localidad de Orcera.


Abandonamos el vértice para poner rumbo a la caseta pero no desharemos el camino por el que vinimos sino que podemos caminar por el filo del acantilado oeste. Si vamos con niños este itinerario no es nada recomendable .


Por el filo del despeñadero oeste del calar.


Formación turricular.


Recibimos la visita de estos voladores carroñeros.


Seguimos avanzando por el filo de los tajos.

Cuando veamos de nuevo el camino que abandonamos para ir al vértice, lo tomaremos en dirección sur hasta llegar a su punto culminante. Aquí es donde los vigilantes aparcan el coche y sale la senda que sube a la caseta, visible en la imagen.


Llegando a la caseta.


Desde la caseta la vista en 360º es también fantástica, destacando el Calar de la Sima,


y el Espino.



Hacia el sureste podemos ver diferentes calares con su estampa de barco invertido como el de Peña Rubia. También tenemos a la vista el Calar del Cobo, Cuerda del Mosco y más al fondo, El Almorchón y La Sagra. La caseta, encaramada sobre el espolón sur del calar se encuentra rodeada por una valla de madera y ,como dijimos anteriormente hay que prestar especial atención si se va con niños pues un descuido puede ser fatal.



La caseta se encuentra en perfecto estado de conservación y limpieza.





Inicimos el camino de vuelta tomando el sendero balizado que se encuentra perfectamente delimitado en su inicio por sendos cordones de piedra. Ya solo nos queda completar el descenso por el mismo camino de subida hasta llegar al coche.

Tiempos de paso:
11:10 Salida aparcamiento.
11:22 Casa Forestal.
12:17 Cima Navalperal.
12:45 Caseta vigilancia.
13:06 Salida caseta.
13:40 Llegada al aparcamiento.
Fecha de realización: 30-12-2011.
Desnivel positivo: 350 mts.
Dificultad: Fácil.
Época recomendada: Todas incluso en verano, siempre y cuando lo hagamos a primeras horas de la mañana.
Fuentes: Ninguna
Distancia desde Prado Maguillo hasta el inicio de la ruta: 24 km. aprox. (40 min.)


video



1 comentario:

  1. Hola Roque, soy Jose Manuel, que envidia sana me dás. Me acuerdo cuando fuimos al cambrón. De vuelta a casa paramos un momento en esa zona y subimos andando hasta el primer cortijo. Tenemos allí una foto de casi todo el grupo. Un abrazo y feliz 2012.
    YA NOS VEREMOOOOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSS.

    ResponderEliminar

Seguidores