martes, 20 de marzo de 2012

Ruta circular al parque natural de las sierras de Cazorla, Segura y las Villas

Vuelta al parque natural de las sierras de Cazorla, Segura y las Villas (8 días)

Las grandes cordilleras europeas disponen de circuitos o travesías de las más variadas distancias y niveles de dificultad que ofrecen al senderista o montañero la posibilidad de conocer y disfrutar de sus encantos.
Buenos ejemplos de esto pueden ser travesías como la Transpirenaica o la Chamonix-Zermatt y circuitos como el Tour del Mont-Blanc, Tour del Cervino, Tour de Anniviers, Sulayr, etc. etc. etc.
Compararse con estos mitos es un poco complicado pero para mí, que considero a nuestro macizo como uno de los grandes, creo que no desmerece en absoluto y un circuito así puede ser algo bueno para nuestro extraño y extenso parque. Hace bastantes años creía que la opción ideal era realizar la ruta en BTT pero diferentes circunstancias hicieron que nunca pudiera hacer algo así. Ahora creo que hay un  circuito para BTT que se llama Transcazorla.
Ir a pie, elimina muchos condicionantes y permite acceder a sitios impensables con la bici ya que, ir cargado con alforjas, limita bastante. Pero hacerlo a pie y en solitario también tiene sus inconvenientes. Hay que prescindir de todo lo superfluo y aun así la mochila es muy pesada. Necesitamos varias mudas y eso contando con que lavaremos ropa en los lugares donde dormiremos, ropa de abrigo, saco, esterilla, comida al menos para dos días, agua, bolsa de aseo, mapas, frontal, etc. etc.

Creo que hay una iniciativa por parte de la administración de crear un gran sendero pero, según se puede leer en la noticia, circunscrito únicamente a la Sierra de Cazorla (supongo que pasarán varias veces por el mismo sitio). La experiencia me hace pensar mal y creo que será otro despilfarro más. http://www.ideal.es/jaen/20090731/provincia/sierra-cazorla-contara-gran-20090731.html 

Este es un recorrido improvisado, poco madurado, un dicho y hecho, reflejo quizá de mi personalidad cambiante e impulsiva pero, al mismo tiempo, madurado mil veces en bocetos mentales mientras caminaba en solitario por nuestras hermosas montañas.
Seguramente esta no es, ni de lejos, la mejor de las rutas posibles. Habrá gente que considerará que es corta, o larga, o muy dura, o todo lo contrario, que son parajes y caminos muy conocidos, o a la inversa pero, es la ruta que a mí me  ha parecido adecuada a mis mediocres conocimientos serranos y a mí condición física.
Supongo también que mucha gente habrá hecho algún recorrido similar o mejor. Otros  habrán pensado en ello y no han podido hacerlo. Si es así, aquí tienen un hueco para intercambiar experiencias.
En el tintero se han quedado lugares emblemáticos del parque como La Mesa, Los Agrios, El Gilillo, Los Trancos del Guadalentín y un larguísimo etcétera. Gran parte del itinerario transcurre por la Sierra de Segura, como corresponde justamente a la mayor porción, con diferencia, del parque. Pero es de esta sierra la que más porcentaje de tesoros naturales hemos dejado de lado como: La Sierra del Agua, Las Acebeas, El Calar del Cobo, El Espino, El Zumeta... La lista es interminable.

El modelo de desarrollo elegido para el parque hace que, como tendremos ocasión de ver durante la descripción de la ruta, sea realmente difícil eliminar etapas maratonianas del recorrido pues la carencia de instalaciones es un gran inconveniente para nuestras piernas y nuestro bolsillo. La idea original contaba con el argumento de gastar el menos dinero posible, vivaqueando al menos una noche y dos noches más en refugio pero Rambla Seca pone a cada uno en su sitio y te chafa todo plan preconcebido.
Este tipo de noticias dan mucho "brillillo" pero la realidad es otra. No basta con hacer instalaciones, hay que saber donde y como se hacen y, sobre todo mantenerlas.

Propongo esta ruta que holla algunas de las montañas señeras del parque, ríos principales y pasos legendarios que, para mí ha supuesto una modesta aventurilla y, todo esto, sin salir de casa. Ocho días creo que no dan para mucho más y las vivencias acumuladas durante este periplo, darían para escribir un grueso libro. Espero no extenderme demasiado .


DIA 1 (08-03-2012) Prado Maguillo-Santiago de la Espada

Meteo: Nubes altas, viento moderado y 1º C a la hora de salida.


Iniciamos nuestra ruta, como no podía ser de otro modo, desde Prado Maguillo en una gélida mañana con alguna nube alta y viento moderado que aumenta la sensación de frío. Bajamos hasta la vega que está blanca del escarchazo y enfilamos la subida a Poyo Gavilán.

Rápidamente Prado Maguillo queda muy abajo y encontramos todavía tramos de nieve e hielo en el sendero


Pasando los resaltes rocosos camino de esos poyos. El mochilón pesa un quintal.

Echamos un vistazo en la meseta y tomamos el camino descendente y que no es más que un tramo de GR-147 con una magnífica panorámica de Cobos (Puntal de la Misa) y los Dientes de la Vieja. 

El sendero nos hace descender rápidamente y pronto llegamos a la aldea abandonada de Los Paulinos donde tomaremos a la derecha un carril que continua descendiendo.

Aldea de Los Paulinos, vigilada por el Calar del Cobo.

En este punto abandonamos el carril para continuar nuestro descenso por un sendero en moderado descenso. (Información más detallada hasta este punto aquí.).

Pasaremos junto a esta era que ofrece unas  vistas fenomenales  de Las Buitreras de La Toba.

Los Galdones.

La aldea de La Peruela que bordearemos por su parte alta hasta salir a la carreterilla que baja al río Segura.

A pesar de ser un tramo de carretera (menos de dos kilómetros), este nos obsequia con grandes vistas. A la derecha El Calarico, a la izquierda el Puntal de la Carrasquilla y entre ambos el Portillo (de la Losa).

Numerosas aldeas y cortijos se asientan en este idílico valle. Vista de Fuente del Esparto desde La Peruela.

Carretera abajo dejamos a nuestra izquierda la aldea de La Garganta que en el mapa de Alpina aparece bautizada con el nombre de Los Pericolos. El dato es erróneo. Los Pericolos están un poco más abajo cerca de El Molinete.

Muy cerca ya del río, con la impresionante mole del Majalón.

Salimos a la carretera de Río Madera a Las Juntas que tomaremos a la derecha, casi en la misma dirección que traíamos, con la cola del pantano de Anchuricas a la izquierda y el Calar del Pino de frente.

Las Casicas del Río Segura con La Campana de fondo. Es un paisaje casi pirenaico o sin el casi, valle estrecho con impresionantes montañas a ambos lados. Se puede cruzar desde Las Casicas a La Toba vadeando el río (se ha construido y reconstruido un montón de veces un rudimentario puente pero las enormes crecidas acaban llevándoselo y el agua sobrepasa la cintura a pesar del seco invierno) pero cargado como voy decido seguir por la carretera.

La Toba.

El agua se precipita al río Segura desde la aldea en bellas cascadas.


La Molata, aun más alta que la Toba y al pie del Puntal de las Buitreras.

Río Segura desde al puente de La Toba. Entramos en la Aldea que tendremos que atravesar en su totalidad.

La situación de La Toba es especial. Ligeramente elevada sobre el río y con excelentes vistas.

Las oquedades que presenta el murallón travertino fueron elegante y sobriamente aprovechadas para albergar toda suerte de "cocinillas", porquerizas, etc. que contrastan bastante con

" la modernidad" actual.

Aunque existen algunas construcciones aberrantes, todavía se conservan construcciones tradicionales como este viejo molino. En las Casicas existe otro similar que conserva toda su maquinaria. Una reliquia que merece la pena visitar.

Salimos de La Toba hacia el sendero del pantano y tenemos que hacer parada obligada en la surgencia de La Toba. Un caudaloso arroyo aparece en una cueva en cuyo interior una cascada provoca un constante estruendo.

Una vez visitado el manantial seguimos por el camino hasta llegar a una meseta plagada de torretas de lineas eléctricas y a la derecha se inicia un espectacular sendero que trepa por el enorme paredón del Puntal de las Buitreras. El viejo camino de horma nos llevará hasta la plataforma del calar pero no usaremos el recorrido señalizado en toda su longitud sino que tomaremos un desvío a mitad de la subida ya que de otro modo tendríamos que llegar al puerto de Marchena y dar un gran rodeo.

A medida que ascendemos las vistas mejoran. El pantano, el Puntal de la Carrasquilla, El Calar de la Sima, la Cuerda del Mosco y las aldeas, Calar del pino, etc.

El camino va ganando altura rápida y suavemente (excepto en algún tramo) y  envuelto en una espesa trama de pinos, enebros, encinas y matas de boj.

La Toba y Las casicas van quedando muy abajo.

En algún trecho el camino está en regular estado.

Asomados al acantilado con vistas al valle del Segura y Piedra Dionisia.

En este punto tomamos la desviación que sale a la derecha que se encuentra señalada con una X que indica que por ahí no va el PR. En apariencia es una trocha ganadera que se encuentra invadida por escobones y matas pinchosas varias pero, a nada que avancemos un poco, descubriremmos que en realidad se trata de un ramal del camino que traemos e irán apareciendo restos de la vieja horma.

Tenía algo de temor a que hubiese hielo en esta parte pero afortunadamente no quedaba ni rastro de hielo o nieve. Tras un llaneo, la  vereda atraviesa varios derrumbaderos y barranqueras en los que hay que extremar la precaución. Estos pasos son delicados por la fuerte pendiente y la ingente cantidad de piedra suelta. Nuestra pesada mochila ha elevado nuestro centro de gravedad y los bastones se convierten en fieles aliados. En caso de nieve o hielo, desaconsejo firmemente acometer esta subida.

el pitón o espolón que aparece en la foto es una buena referencia. Lo rebasaremos y llegaremos a verlo por la  cara opuesta.

Zona de las barranqueras una vez pasada.
Y otra desde el mismo punto con el Calar del Cobo.

Un poco después de este pino peculiar nos toparemos con una bifurcación en la que optaremos por el ramal izquierdo. Nuevamente el camino sube con decisión enlazando varias herraduras y ganando altura con presteza.

Nuestro pitón de referencia queda ya atrás y

las vistas cada vez mejores.

Formas rocosas turriculares.

Durante la ascensión el camino se dirige hacia unas cuevas que veremos de cerca pero sin llegar a tocarlas.


La salida a la plataforma del calar se consigue después de subir por un tramo muy exigente en el que la vereda casi no se ve. Algunos restos de muro e hitos nos guiarán. Justo al desembarcar al llano del calar encontraremos un gran hito de piedras de unos dos metros de altura con la forma cónica característica de estas señales. Arriba hace frío y el viento arrecia.

Puerto Marchena (en el vértice de la V) y el Majalón.

Nos dirigimos hacia la derecha al encuentro de carril que viene de Puerto Marchena y que finaliza en la tinada de la foto inferior.


A partir de la tinada de Hoya Herreros, se acaba el carril y comienzan varios senderillos que se dirigen hacia otro carril que vemos al frente y algo lejos.

Cruzamos la barranca del Arroyo del Buitre en la que existen unos tornajos metálicos



Y vamos a dar al carril que baja al principio y tras una fuerte curva a derechas en una vaguada de tierras rojizas inicia una mantenida y larga subida que todavía conserva extensiones considerables cubiertas de nieve.

Llegados a un cruce optaremos por el carril que sale a la izquierda, que está menos marcado y que es la continuación del que hasta ahora hemos usado.

Pronto daremos vista a la pirámide del Almorchón y

y a la máxima altitud del día. La cima de Los Puestos es un bosque de torres metálicas y de casetas que afean bastante esta cima de 1788 mts de altitud.

Vértice geodésico de Los Puestos.

Con bonitas vistas a 360º.


Continuamos nuestra ruta usando el camino abierto para llevar a Los Puestos la electricidad. Descendemos por un camino en mal estado que finaliza junto a una de las torretas. A partir de la misma continua un sendero poco definido entre pinatos y piedras. Pronto veremos hacia el valle nuevas torretas hacia las que nos encaminaremos aprovechando las numerosas trochas ganaderas.

Alcanzamos la vaguada y continuamos por la pista en dirección sur hasta un cruce en curva. Vamos por el que sigue vaguada abajo y pasados unos tornajos gemelos de obra, abandonamos el carril y tomamos un senderillo que avanza por la izquierda de la vaguada, pasando frente a una tinada en ruinas llamada de Las Pozas.

La vereda desciende rápido y después de cruzar la vaguada en una zona con mucha roca desnuda, damos vistas a Santiago de la Espada y al Peñón del Arco.


Vista de Santiago de la Espada.

Hotel donde pasaremos la primera noche.

Iglesia de Santiago Apóstol.

La Balconada.

El ayuntamiento con una imagen del recuerdo; niños jugando en plena calle.


Tiempos de paso (correspondientes a un buen ritmo de marcha y pocas paradas):

Salida Prado Maguillo: 9:07
Poyo Gavilán: 9:50
La Peruela: 11:00
La Toba: 11:45
        descanso 15 min.
Desvío PR: 12:55
Salida al calar: 12:55
         descanso 5 min.
Los Puestos 15:25
          descanso comida 35 min.
Santiago de la Espada: 17:17
A pesar de estos tiempos, creo que para hacer la ruta con garantías de no acabar con mucha fatiga, hemos de emplear un 10% más de tiempo.


Fecha de realización 8 de marzo de 2012.
Época recomendada: Primavera y otoño. Desaconsejado en caso de nieve o hielo.
Dificultad: Alta. Por el desnivel acumulado y la distancia.
Fuentes: Los Paulinos, La Peruela, Las Casicas del Río Segura, La Toba, tornajos del calar.
Señalización: Solo en la parte del GR-147 y del PR.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 25,5

Alojamiento: Hotel San Francisco.
Precio habitación individual con desayuno y cena incluidos: 35 €
Relación calidad/precio: excelente
Cocina: excelente.
Atención al cliente: excelente.


Día 2 (09-03-2012) Santiago de la Espada-Refugio de Rambla Seca

Meteo a la salida: temperatura 1º C, viento flojo y cielo despejado.

La de hoy es una etapa muy larga con bastantes kilómetros sobre asfalto, que trataremos de evitar en la medida de lo posible. Numerosas aldeas podemos ver en este tramo así como altivas montañas. Desde Santiago de la Espada tomamos la carretera de la Puecla de Don Fadrique que desciende hacia la Venta del Zumeta y poco después sale a la derecha la bifurcación de las aldeas. Es una carretera estrecha y con poco tráfico.
 La Matea es la aldea más significativa. Atravesaremos la población y junto al hotel sale un carril que seguiremos para evitar el rodeo que hace la carretera para pasar por Los Teatinos. En la panadería que nos pilla al paso podemos comprar un excelente pan.

 Salida de La Matea con Santiago al fondo.

 Pasamos junto a una cantera y del área recreativa del nacimiento del Muso.

 Aldea de Los Cañuelos con la pirámide del Picón del Galayo.

 Desde La Matea, la carretera asciende permanentemente y en alguna curva amplia podemos atajar algo.




 Cárcava del Arroyo de Venancia.

 Numerosas instalaciones ganaderas que constituye el eje de la economía local.

 No soy el único que se desplaza a pie.

 Sobrepasada una cuesta algo más durilla y habiendo ganado ya una altitud notable aparece, no muy lejos, la inconfundible silueta de La Sagra.

 Y también altas montañas como El Banderín al fondo de  Cañada Lamienta.

 El Patronato.

 Cerca de Don Domingo, última aldea por la que pasaremos. A partir de aquí comienza el "territorio de la soledad".

 La Sagra.

 Nosotros giramos a la derecha en el cruce que existe junto al hotel de montaña de Don Domingo. Si lo consideramos necesario, podemos beber y aprovisionarnos de agua en la fuente de la aldea. A partir de este punto avanzamos por una pista amplia y de buen piso.

 Puente sobre la Rambla de los Cuartos.

 Roca singular junto a la tinada de Prado Flores.

 Penetramos en el arroyo de Juan Fría y un nuevo paisaje surge de repente, saliendo a nuestro paso especies como cedros, pinsapos y enormes salgareños entre los que destaca el pino Galapán, que veremos unos metros más adelante de unos tornajos metálicos que hay junto a la pista. El porte del Galapán no se aprecia muy bien desde la pista. Podemos acercarnos a él y ,situándonos junto al tronco, mirar hacia arriba. Es impresionante. En estas fechas se encontraba plagado de nidos de procesionaria.



 Continuamos vaguada arriba con magníficas vistas y cada vez más manchas de nieve y bastante fresquito a pesar del soleado día.

 Cortijo de Juan Fría. La pista continua ascendiendo, con algún duro tramo.

 Algunos hitos del GR-144.

 Otro llamativo hito.

 Atajamos un poco en la cabecera del arroyo que a pesar de la escasez de precipitaciones lleva un aceptable caudal.

 Alcanzamos un collado donde se inicia un corto descenso que nos lleva al Arroyo de la Pinadilla y

 al cortijo homónimo.

 De nuevo ascendiendo con Cabeza Alta como testigo.


 Por esos Campos. Es el inicio de un paisaje desolado, similar a la meseta central islandesa, rudo, frío, áspero.

 Las Banderillas emergiendo al fondo.

 Acercándonos al refugio de Cañada Mergosa.

 Varios carriles secundarios salen a derecha e izquierda pero la entidad de nuestra pista es clara y casi siempre tenemos como punto de referencia la cumbre de Empanadas, que vemos destacar al fondo de la foto.

 Campos que aun se labran.

 Refugio de Monterilla. Recién reparado, ya está su interior lleno de pintadas hechas con carboncillo por algún "carboncillo".

 Cada vez más cerca el Empanadas y la Sierra de la Cabrilla, caminando por los interminables llanos.

 Desvío hacia Puerto Lézar.


 Muy cerca ya de Rambla Seca.

Refugio de Rambla Seca donde pernoctaremos. Estoy muy fatigado, las plantas de los pies me arden y al quitarme la mochila parece que floto. Desgraciadamente los tornajos que hay junto al refugio están secos y me queda muy, muy poca agua. Por si fuera poco no hay nada de leña por lo que de inmediato me pongo a buscar en los pinos cercanos pero solo quedan ramillas minúsculas. Decido dar una batida más amplia y solo consigo un par de haces de finas ramas y un saco de piñas. Poco material para tan larga noche. Decido no encender hasta que se haga de noche y me pongo a fundir algo de nieve de una umbría cercana usando el cacillo de aluminio y una vela. Tediosa ocupación esa. Limpio un poco el suelo y meto en una bolsa algo de basura que había en el mismo. Casi sin darme cuenta han pasado dos horas desde que llegué. Cae la noche y enciendo el fuego. Como de costumbre el humo llena rápidamente el interior del refugio y la temperatura desciende en picado. Como el fuego no va a durar mucho a las 20.30 ya estoy cenando.
Que yo sepa, hay un señor que, al menos en temporada, sube todos los días a Rambla Seca dos veces para abrir y cerrar la barrera de la pista. Lo hace en un poderoso Pick-up ocupado solo por él. Pregunto, ¿tan difícil es que este señor suba de vez en cuando con la caja llena de leña, retire la basura y mantenga un poco el refugio? Creo que podría ser una buena manera de optimizar mejor los recursos. ¿Me han oído bien, gestores de la Consejería de Medio Ambiente? Creo que no.
La noche ha sido realmente gélida. A las 5:30 ya estaba despierto pero no me he atrevido a salir del saco hasta las 6 porque ya no aguantaba más las ganas de orinar e, inmediatamente después, me vuelvo a meter dentro un rato más, hasta las 7 que ya hay claridad.


Tiempos de paso (correspondientes a un buen ritmo de marcha y pocas paradas):

Salida Santiago: 8:52
La Matea: 9:50
Don Domingo: 11:45
        descanso 10 min.
Pino Galapán: 12:50
         descanso 10 min.
Refugio Cañada Mergosa: 15:30
          descanso comida 30 min.
Refugio Monterilla: 15:25 
Rambla Seca: 16:50

A pesar de estos tiempos, creo que para hacer la ruta con garantías de no acabar con mucha fatiga, hemos de emplear un 10% más de tiempo.


Fecha de realización 9 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Media-Alta. Por la distancia.
Fuentes: La Matea, Don Domingo, Pino Galapán..
Señalización: Solo en la parte del GR-144.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 35 kms.



Día 3 (10-03-2012) Refugio de Rambla Seca-Empanadas-Navalasno-Nava de San Pedro

Meteo a la salida: Mucho frío, viento flojo y cielo despejado.

Rambla Seca es la base ideal para ascender al pico Empanadas. Hay quién opina que esta es una subida poco montañera comparada con la de la vertiente del río Castril. Yo discrepo. Es verdad que hay mucho menos desnivel pero el ambiente es diferente por la orientación geográfica. Aquí la nieve aguanta mucho y la vegetación es más exhuberante.

Amanece con frío intenso en Rambla Seca.

Enfilamos el camino del Arroyo del Infierno pasando por los tornajos de Rambla Seca, secos.

El camino se interna por un estrecho.

Y al poco tiempo descubrimos porqué no hay agua en los tornajos. Las heladas del pasado febrero rompieron la tubería que lleva el agua y esta presenta varias rajas por las que sale el agua y se congela.


Voy dándole vueltas a como estará la subida hasta el collado de la Rambla pues la temperatura es baja y se ve bastante nieve.

Casa de La Cabrilla. Que pena de edificio. El pino que hay junto a la casa es bestial. Antes de la casa tendremos que traspasar una cerca metálica con puerta que dejaremos cerrada.

Y hasta en los lugares más recónditos de la sierra nos encontramos basura tirada. Traer hasta aquí la lata llena no supone ningún problema pero, una vez bebidas, las latas vacías es que pesan un montón.

A partir de la casa el carril está muy deteriorado y nos adentra en el barranco hasta unos metros después de alcanzar la vieja conducción de agua de la casa.

Se acaba la pendiente ligera y comienza una subida muy exigente. La nieve está como una piedra y dificulta aun más nuestra progresión. La veredilla que sube barranco arriba por su derecha está completamente tapada por la nieve.

Aquí todavía no se ha marchado el fresquito del mes pasado.


La vereda nos mete en el centro de la vaguada donde encontramos algunos hitos.

¿Andalucía?

A unos centenares de metros del collado nos metemos en el margen izquierdo del barranco, que tiene menos nieve.

Grosor importante y eso que esta nieve cayó hace varias semanas.

Collado de la Rambla. Ahora giramos a la izquierda para acometer, ahora a campo a través, el último tramo de subida al Empanadas.

Al principio el avance es algo complicado por la abundancia de sabinas rastreras, piornos y demás vegetación que molesta algo. Con el Alto de La Cabrilla que vemos a nuestra derecha.

Restos fósiles y dolomías.


A mitad de subida la vegetación se limita a piornos y algún pino bandera que sobrevive estoícamente en este riguroso ambiente. Ahora hay mucha menos nieve y se avanza mejor.

Vèrtice geodésico de Empanadas (2107 mts.). El techo del parque. Abajo algunas vistas desde la cima






Curioso adhesivo en el hito.

Después del descansillo en la cumbre nos dirigimos a Navalasno y lo haremos por la vaguada que hay entre la cara norte del Alto de la Cabrilla y el Aguadero Alto.

Vamos ladera abajo sin camino pero aprovechando trochas ganaderas porque, aunque en la foto no se aprecia, la pendiente es notable.

Gran ventisquero en la bajada.

Al final nos metemos en el lecho del barranquete porque el avance por la izquierda es difícil por la nieve y lo dura que está y a la derecha tenemos una auténtica jungla. A veces hemos de salirnos un poco del arroyo porque forma pequeños saltos que hemos de esquivar.

Ganamos el llano poco después y el paisaje es espectacular. Para mí modesto entender La Cabrilla es la zona más salvaje, menos colonizada, más extrema,... bueno, faltan calificativos para esta parte del parque.


Caminando hacia Navalasno por una trocha ganadera muy marcada.


Ligeramente elevados sobre Navalasno y con el viento favorable esta hembra y su cría no se han percatado de nuestra presencia. Mi cámara no da para más. Cuando la madre se dio cuenta de que yo estaba cerca, ¡uñas!, pies en polvorosa. Un rebaño muy numeroso de monteses cruza también la llanura de oeste a este.
Navalasno es un lugar prodigioso, único. Una enorme extensión de terreno llano a, prácticamente, 1800 mts. de altitud y rodeada de montañas que superan los 2000 mts. Sublime.

Para salir de Navalasno cambiamos de dirección bordeando Aguadero Alto y buscando la salida norte que se dirige hacia la Hoya de Las Parideras.

No sin antes recrear la vista un poco con el cerro de los Tornajos (izquierda) y el pico de Las Covachas (derecha), ambos de más de 2000 mts.,


y a la vaguada que comunica con la Nava del Polvo.


Salimos de Navalasno por un senderillo bien visible y con las Torcas a la izquierda y alcanzamos, entre pinos, un colladillo desde el que iniciamos el descenso hacia Cañada Pajarera.


Aunque luce un sol radiante y el día está bien avanzado, hace frío y el viento sopla moderadamente.

La bajada se realiza por un lapiaz con fuerte pendiente hasta un rellano en el que veremos la pista de Las Navas. Aquí cambiamos de nuevo de dirección a oeste pero la cuesta es aun más dura e igual de pedregosa. Con la carga de la mochila las rodillas sufren lo suyo pero los bastones son, nuevamente, de gran ayuda.

Ya en la pista, la tomamos a la izquierda en dirección Nava de San Pedro. A partir de aquí no tenemos pérdida. Solo con seguir la pista llegaremos sin novedad al final de la etapa.

Pino Félix Rodríguez de la Fuente.

Collado de la Fuente Bermejo. Es sábado y tres todoterreno de la empresa concesionaria vienen cargados de turistas de visitar Valdeazores. No me gusta nada este rollo de las concesiones, me suena a monopolio.

Observando desde la pista el Pico de Las Covachas y los Poyos de la Carilarga, con el barranco del Guadalentín a sus pies. Magnífica estampa.

Aunque parezca que caminar por una pista no tiene mucho interés, nada más lejos de la realidad porque la pista de las Navas ofrece vistas muy hermosas. Pico de Las Covachas y detrás, centrado en la foto, el Alto de la Cabrilla.

Casa Forestal Fuente Acero.

Estrecho de Perales.

Valle del Guadalentín.

La Trinchera.

Cruz en memoria del "Linternas", junto a la Trinchera.

Campos de la Nava de San Pedro.

Mesón rural de la Nava, donde pernoctaremos. Necesitamos una ducha con urgencia.



Tiempos de paso (correspondientes a un buen ritmo de marcha y pocas paradas):

Salida Rambla Seca: 7:50
C.F. La Cabrilla: 8:22
Collado de La Rambla: 9:20
Empanadas: 9:42
         descanso 10 min.
Navalasno: 10:40
Salida Pista: 11:23
          descanso 10 min.
Collado Fuente Bermejo: 12:18
          descanso 10 min.
Estrecha de Perales: 13:30
          parada comida 25 min.
Nava de San Pedro: 15:37

A pesar de estos tiempos, creo que para hacer la ruta con garantías de no acabar con mucha fatiga, hemos de emplear un 10% más de tiempo.


Fecha de realización10 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Media-Alta.
Fuentes: Arroyo del Infierno.
Señalización: Algunos hitos desde la Casa de la Cabrilla hasta el Empanadas.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 23 kms.

Alojamiento: Mesón rural Nava de San Pedro.
Precio habitación individual con desayuno y cena incluidos: 50 €
Relación calidad/precio: normal (teniendo en cuenta que la electricidad procede de un generador). 
Cocina: normal.
Atención al cliente: bien.
Nota: La calefacción no la encendieron y la habitación era una cámara frigorífica.



Día 4 (11-03-2012) Nava de San Pedro- La Bolera

Meteo a la salida: frío, viento en calma y cielo despejado.

Para este día tenía pensado dormir en el Hornico, Casa Rural-Albergue situada en el pantano de la Bolera pero me dijeron que sólo se abría para grupos mayores de 25 personas. Chasco que te crió. Así que pensé en vivaquear en las inmediaciones de la casa pero la noche anterior, en la Nava, dormí poco y a la etapa de mañana le tengo mucho respeto y necesito descansar bien. Probaré con el Hotel rural Dehesa del Rincón.
Esta etapa que podríamos definir como de transición, no lo es ni mucho menos. Aunque la mayor parte es descenso, hay que subir también. Al principio pensé en utilizar la senda de los pescadores que va por el lecho del río pero con el mochilón y tras las averiguaciones pertinentes, lo descarté.

 Salimos de la Nava con sol y bastante fresco y deshacemos parte del camino de ayer, volviendo hasta La Trinchera y rebasada esta hay una pequeña explanada a la derecha de la que arranca un sendero que desciende de manera acusada.

 El camino, bastante ancho, circula entre un frondoso bosque mediterráneo.

 Cortijada del Vado de las Carretas. Aquí vive Juan Pedro, padre del malogrado "Linternas", hombre menudo y enjuto, de trato agradable y gran conocedor de la sierra. Única persona de las que ha hablado durante el periplo que conocía todos esos andurriales perfectamente.

 LLegando al Vado de las Carretas.



 Viejo puente de la Casa Forestal del Vado de las Carretas.

 Vista atrás para echar un vistazo al espinazo calizo de la Loma de Poyo Manquillo.

 El Guadalentín acusa la falta de precipitaciones aunque todavía lleva un aceptable caudal. Lo cruzaremos sobre las piedras colocadas al efecto.

 Caducifolios de notable porte  esperan la llegada de una incipiente primavera.

 A partir del Vado, el camino asciende durante un buen trecho y siempre con muy buenas vistas y especímenes vegetales singulares.



 Ruinas del cortijo Poyo Tribardo.

 Seguimos avanzando por el carril, ahora ya sobre terreno más o menos llano, hasta divisar un cortijillo que está situado al borde de los precipicios que forma el cañón del río. Si lo consideramos, podemos acercarnos al filo para admirar el impresionante abismo que se abre a nuestros pies.


 Con cuidado podemos recorrer este borde en casi 1 km. de longitud.

 Asomándonos al río.




 En la imagen puede observarse el espectacular trazado de la senda que recorre el lecho del río.


 Falcon Crest. ¿Alguien puede explicarme esto?



 Para salir del filo del cañón hemos de volver un poco hacia atrás pues una profunda vaguada y la cerca de Falcon Crest nos impide el paso. Cerca que nos acompañará durante un buen trecho, una vez incorporados nuevamente al camino.

 Se inicia una larga subida hasta el cortijo Raso del Peral.


 Según subimos, damos vista a las principales cumbres de la Sierra del Pozo, nuestro próximo objetivo.
 Enorme pino con cartel informativo.

 Este era más grande aun. Lleva años tirado junto al carril.

 Llegando al cortijo Raso del Peral con terrenos abancalados.

 Cuerda de la Marcolla.

 Cortijo Raso del Peral con "otros" que no nos han visto.

 Hoy es domingo y se nota. Encuentro a algunas personas caminando y otros en bici como esta simpática pareja de madrileños.
                                     
 Era del cortijo del Puntal de Ana María.

 Desde el cortijo ya podemos ver la cola del Pantano de La Bolera. Iniciamos ya un pronunciado descenso.





 El camino continua su descenso imparable hasta  llegar a la cola del embalse.

 En la Cerrada de la Herradura.







 El viejo camino ahora asciende desde la cerrada hasta  la casa del Molinillo.

 Embalse de La Bolera con tan poca agua que permite ver el viejo puente.

 El Molinillo que...

 se encuentra a pleno rendimiento, como podemos apreciar.

 Guazalamanco.

 Circulamos ahora por una pista ancha rodeados de las encinas de una gran dehesa. Hoy, a estas horas, hacer calor y voy en manga corta.

 Desvío hacia nuestro lugar de descanso con parte de la Sierra de Castril al fondo.

Una agradable sorpresa fue el Hotel Rural Dehesa del Rincón. Establecimiento nuevo, de calidad, con estupendas habitaciones, buena cocina y con calefacción. Pero lo increíble es que lo mantienen abierto solo para mí a pesar de que la electricidad la producen con un generador. Aunque la etapa ha sido corta, estoy cansado. Pienso en dejar algo de lo que llevo en la mochila aquí pero, no me arriesgo al final porque la etapa del día siguiente es "apañá" y temo no llegar, por lo que tendré que vivaquear en cualquier sitio.




Tiempos de paso (correspondientes a un ritmo normal de marcha y pocas paradas):

Nava de San Pedro: 9:19
Desvío Trinchera: 9:34
Vado Carretas: 10:15
Empanadas: 9:42
Cortijo Raso del Peral: 11:45
Salida Pista: 11:23
          descanso 25 min.
Casa El Molinillo: 13:00
 Hotel Dehesa del rincón: 13:30


Fecha de realización 11 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Baja.
Fuentes: Cortijo del Vado de las Carretas.
Señalización: Sendero PR.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 15 kms.

Alojamiento: Hotel Rural Dehesa de el Rincón.
Precio habitación individual con desayuno y cena incluidos: 40 € (solo habitación 25 €)
Relación calidad/precio:excelente (teniendo en cuenta que la electricidad procede de un generador). 
Cocina: Muy bien.
Atención al cliente:Excelente.



Día 5 (12-03-2012) El Hornico-Cabañas-Cagasebo-Cañada de las Fuentes-Parador
Meteo a la salida: frío, viento en calma y cielo despejado.

Hoy toca "leña recia". En principio tenía pensado dormir en la Casa Forestal Sacejo que según tenía entendido, había sido reconvertida en refugio. Puesto al habla con la Oficina de Medio Ambiente de Cazorla, me informan que la casa ha sido cedida a la empresa Turisnat y no puede ser usada por particulares. Me quedo a cuadros y pensé en cambiar de lugar de pernocta pero ese sitio me venía bien para la etapa del día siguiente.

El Hornico. Detrás de la casa sale un carril que finaliza en el cauce de un arroyo al poco tiempo. Al otro lado del cauce vemos un camino ahormado que, en fuerte cuesta, sube ladera arriba.


En pocos metros se sube mucho.

Y rápidamente gozamos de buenas vistas.



El camino gana un llano en el que damos vista al Jabalcón, Hoya de Baza y su sierra.

Y a Sierra Nevada.

La subida al Cabañas desde la Bolera es una clásica de la sierra del Pozo así que, dada la abundancia de información al respecto, avanzaremos rápido.

El camino sigue subiendo aunque la pendiente es algo más llevadera, incluso hay algún tramo llano.

Cerca del Collado del Aire.

Por la pista.
Desvío, convenientemente señalizado. Hace veinte años o más que no pasaba por aquí y no recuerdo casi nada.





Con algo de nieve en las zonas umbrías.

Ya vemos la caseta de la cima.


Damos vista a la Loma de Cagasebo y la Cuerda de los Picones.

Cerca de palos y alambrada. estamos ya cerca del cruce con el camino que sube desde Puerto LLano.
Cavidad situada justo donde finaliza el camino que sube de Puerto Llano y empieza la vereda que sube a la caseta de vigilancia.

Inmejorables vistas de Sierra Nevada.

El Arco del Cabañas.

Caseta de vigilancia.

Vértice geodésico.
El Rayal, Picón del Guante y pliegues de Cagasebo.

Magníficas vistas desde la cumbre.

Aguilón del Loco o Cerro Villalta.

Iniciamos el descenso hacia Puerto Llano y encontramos este mirador de nueva  construcción.

Camino ancho y  en moderado descenso.

En poco tiempo estamos en Puerto Llano. La idea era descender por la pista, en dirección Pozo Alcón, para buscar un camino que enlaza con el que baja a los tejos desde el collado Trabino. No recordaba por donde era y decido meterme por la vaguada de la gran herradura a izquierdas que hace la pista para ver si puedo  atajar.



Avanzo vaguada arriba hasta un punto en que tengo que salirme de la misma por la izquierda. La cuesta es bestial.


ano la cresta de Cagasebo y veo que es imposible bajar por ahí. La pendiente es muy fuerte, hay bastante nieve y la vegetación es espesa. Avanzar hacia la izquierda por la loma también es difícil y, apesadumbrado, no me queda más opción que avanzar en dirección noreste para salir de nueo a la pista que baja de Puerto Llano a la Cañada de las fuentes.

Encuentro un jorro que parece que lleva buena dirección pero con mucha nieve y dura.


Veo pisadas "humanas" y ahora tengo la certeza de que voy bien.

Parece mentira pero la cara norte de Cagasebo tenía mucha nieve.



Ya en la pista disfrutando de las hermosas vistas.

He atajado la curva del pino de las tres cruces y creo que he ahorrado unos 500 o 600 mts.

La cascada de Los Goterones sin agua.

Cruce del camino de los tejos. Aquí tenía que haber salido si todo hubiese salido bien.
Casa Forestal de la Cañada de las Fuentes.

Un descanso junto a la fuente.

Nacimiento del Guadalquivir también  seco.

Como estoy un poco desmoralizado por el  garrafal error, decido meterme por el viejo camino.




Casa Forestal de Los Rasos.



Más kilómetros de pista pero con un bonito paisaje.


Arroyo Amarillo.

Y  llegamos al desvío que nos conducirá al Parador.

Cruce de caminos perfectamente señalado.

El carril asciende suavemente al principio pero a partir de una casa en ruinas que queda a la izquierda, la cuesta es durilla.


Pequeño descanso para observar el Calar de Juana.

 Y La Mesa.

Llegando al Parador, agotado.


Tiempos de paso (correspondientes a un ritmo elevado de marcha y pocas paradas):

El Hornico.: 8:45
Cabañas: 11:53
          parada descanso 15 min
Vado Carretas: 10:15
Cañada de las Fuentes: 14:52
          parada comida 30 min
Desvío parador: 16:42
Parador: 17:18


Fecha de realización 12 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Hors Categorie.
Fuentes: Del Artesón, Cañada de las Fuentes, Los Rasos.
Señalización: Abundante excepto enn el tramo de Cagassebo.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 31 kms.

Alojamiento:Parador de Cazorla.
Precio habitación individual con desayuno, cena y pick-nic incluidos:125,04 €
Relación calidad/precio: mejorable. 
Cocina: Muy bien.
Atención al cliente: Bien.


Día 6 (12-03-2012) Puerto de Las Palomas-Peña Corba- Loma de Maria Ángela

Meteo a la salida: 4º C, viento moderado y cielo despejado.

Después de la etapa del día anterior decido neutralizar un tramo y una gentil empleada del parador me sube al Puerto de Las Palomas, donde iniciamos la ruta de hoy.

La Sierra de las Villas no podía quedar al margen y teníamos que pasar por ella aunque fuese un poquito.


Hoy la temperatura ha subido notablemente y en el puerto el sol ilumina la cara este del valle.

Descendemos un tramillo por la carretera en dirección Cazorla. Damos vista a la campiña y su  mar de olivas.
Y tomamos un desvío a la derecha en una curva pronunciada a izquierdas de la carretera. Hay una cerca con puerta que deberemos cerrar.

Los efectos del devastador incendio de 2005 , todavía son palpables.

La pista, en perfecto estado, ofrece una vista privilegiada del valle del Guadalquivir con Las Banderillas al fondo.
El camino asciende y desciende en este tramo pero mayormente sube.
En el collado de Los Plomillos la pista se solapa con el viejo camino de piedra.

Y desciende un poco para dar vista al Caballo de la Zarza.


Caminando con buitres.


Casa Fuente de la Zarza.

A unos cientos de metros de la Casa Forestal encontramos a la izquierda el ramal que tomaremos. Este no aparece reflejado, como tantos otros, en el mapa de Alpina.

El paisaje cambia radicalmente con respecto a la pista. Quercus varios y de gran porte podemos admirar. Este camino en otoño tiene que ser una pasada.


Cruce de caminos en  la Nava del Puesto que tomaremos a la derecha.

Impresionante porte.

Damos vistas al Empanadas y Alto de la Cabrilla unos días después.

Con Piedras Rubias a la vista el camino se estrecha considerablemente y pasa a ser un sendero.

Que avanza por este trozo pelado, de fuerte pendiente lateral y mejores panorámicas.

Cara sur del Pardal y Pez  del Trigo.

Ahora el sendero se pierde un poco pero a nada que rebasemos el collado, veremos el cortijo de El Pardal. Debemos desviarnos un poco a la derecha para evitar las cercas del cortijo y en un corto espacio de tiempo avistamos...

Peña Corba con el Blanquillo tras ella.




Cortijo del Pardal con el característico G rojo aparcado.

Desde aquí Peña Corba no aparenta lo que es, por eso me gusta esta montaña.
Para subir a la cima optamos por entrar por la derecha pero pegados a las antecimas sur que se encuentran amojonadas con visibles majanos de piedras.

Formaciones rocosas.

Nos topamos con un imprevisto obstáculo que surge de repente. Dos enormes grietas que hemos de superar dando un pequeño rodeo a derechas.

Parece que la primavera ya está aquí.


Último tramo de subida, contemplando la soberbia mole.

Peña Corba.



En la cumbre, con magníficas vistas del Cerro de Pedro Miguel, Blaquillo, Los Hermanillos, Caballo Torraso, etc.

Coto Ríos y Las Banderillas.

Iniciamos el descenso de Peña Corba sin camino definido pero escorándonos ligeramente a la derecha hacia una vaguada. Trás rebasar una pinada característica ( pinos muy verdes con largas y densas acículas) iremos girando a la izquierda hasta dar con el cortijo del Juego de la Bola.

En cuya fuente podemos descansar un rato.

Son tres las edificaciones de este enclave, siendo la central la que mejor conservada se mantiene.
A partir del cortijo del Juego de la Bola, usamos un senderillo que arranca de la parte alta del mismo y que desciende en busca del cortijo de La Almadila. Hay que tener cuidado porque al llegar a unos bancales abandonados  y en una zona muy húmeda el camino es complicado de seguir y podemos perderlo. Si esto ocurre debemos avanzar paralelos a la profunda vaguada que tendremos a la izquierda hasta dar con el viejo camino de piedra que nos llevará a la Almadilla.

Ruinas del cortijo de la Almadilla.

Desde la Almadilla enfilamos una estrecha vaguada y sin salirnos de ella, daremos de nuevo con el antiguo camino que...

nos deposita en las ruinas de esta tinada. Unos centenares  de metro más abajo nos incorporamos a la pista forestal que desciende hasta el hotel Mirasierra. Ahora hemos de seguir unos 200 metros por la carretera en dirección Torre del Vinagre y junto a un Chalet, a la derecha, sale un camino que baja al río Guadalquivir y que atraviesa un viejo olivar.


Preparados para vadear el río Guadalquivir.

El agua estaba helada pero nos sirvió para relajar los pies.


Usamos un carril al principio para luego incorporarnos al GR que nos llevará a la Loma de María Ángela.

Entrando en la aldea.



Y llegamos al alojamiento, propiedad de la señora que regenta el bar Los Monteros, junto a la piscifactoría.


Tiempos de paso (correspondientes a un buen ritmo de marcha y pocas paradas):

Pto. de Las Palomas: 8:45
Casa Forestal Fte. de la Zarza: 10:55
Cima Peña Corba: 12:59
Cortijo juego de la Bola: 13:25
          parada comida 40 min
Hotel Mirasierra: 15:50 
           parada 25 min.
Bar Los Monteros: 17:15


Fecha de realización 13 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Alta.
Fuentes: De la Zarza, Juego de la Bola.
Señalización: Desde el Puerto de Las Palomas hasta el desvío de la Casa Fuente de la Zarza y el Gr que lleva a la Loma.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 25 kms.

Alojamiento:Apartamentos del ar Los Monteros.
Precio Apartamento, con dos bocadillos y un par de cerveza:42 €
Relación calidad/precio: normal. 
Cocina: Mal.
Atención al cliente: Regular.




Día 7 (12-03-2012) Loma de Maria Ángela-Los Villares-Tranco del Perro-Banderillas-Fuente Segura-Pontones

Meteo a la salida: 2º C, viento en calma y cielo despejado.
La etapa de hoy me provocaba serias dudas por el desnivel, la distancia y el peso transportado. En caso de agotamiento tenía previsto dormir en el refugio Campo del Espino pero ayer se me rompió uno de los anclajes del tirante izquierdo de la mochila y decido dejar en el alojamiento el saco de dormir, la esterilla, un mapa, la brújula y alguna cosa mas para descargar peso. 

El Charco de la Cuna en el Borosa que, a pesar de la sequía, mantiene un aceptable caudal.

PR hacia Los Villares.
Ganando altura rápidamente.

El Calarejo  de Los Villares y su "ojo".

Sendero bien señalizado.

Casa Forestal de Los Villares.


Cortijo de Los Nevazos y Picón del Haza.

Subiendo al collado de Roblehondo.

Fósil.

Collado de Roblehondo.


Enfilando el Tranco del Perro.

Espectacular paso.



Salida del Tranco.
Fuente del Cenajo de los Robles.

La Espinarea.


Puntal del Águila.

El Fraile. Más información hasta este punto aquí.

Iniciamos la subida (sendero PR) a la cima de Las Banderillas.

El sendero al principio discurre por la cara este en medio de un pedregal con escasa vegetación.

Luego gana la cresta.
Vuelve  a la cara este y atraviesa un espeso campo de matas de boj.


Y luego pasa a la cara oeste donde el sendero es mucho más evidente.

Cañada de Pinar Negro y la Sierra de La Cabrilla.

Ya estamos en las casetas de vigilancia.

Y nos dirigimos, como  no, al vértice.
Vértice adornado con banderolas tipo tibetano.

Vista norte.
Pinar Negro y la Sagra.

Castellón de los Toros con su cima amarillenta. En esta época debería estar verdísima.

 Y bajando por la vereda, que luego pasa a ser carril, hacia pinar negro.

Sima junto al carril.

Salientes rocosos y valle del Aguamula.

Salimos al carril de Pinar Negro y giramos a la izquierda en dirección Campo del Espino.

"Sorbeol" junto al camino.


De nuevo por esos campos.


Banderilas.

Cortijo Campo del Espino.

Refugio Campo del Espino.

Parada a comer en el refugio con compañía.

Calar de Las Palomas.

Casa de Las Palomas.

Por la Cañada de la Cruz.

Atajando hacia el Salto del Moro.


Nacimiento del río Segura.

Mana poca agua pero no está demasiado mal.



En Fuente Segura de abajo tomamos el sendero PR que sigue a orillas del río...

hasta Pontón Alto.


Piedra Horadada de Pontones.

Acabamos la etapa en Pontón Bajo.
Más información de este último tramo aquí.


Tiempos de paso (correspondientes a un buen ritmo de marcha y pocas paradas):

Salida Loma de María Ángela: 8:15
Collado Roblehondo: 10:35
       parada 10 min.
Vértice Banderillas: 12:37
Incorpor. camino Pinar Ngro: 13:25
Refugio Campo del Espino: 14:16
          parada comida 25 min
Casa de Las Palomas: 15:14
Nacimiento río Segura 16:30 
           parada 20 min.
Pontón Bajo: 17:55


Fecha de realización 14 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Hors Categorie.
Fuentes: Tranco del Perro, Las Palomas, Fuente Segura.
Señalización: Abundante.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 36 kms.

Alojamiento:Apartamentos de Pepi (solo alojamiento).
Precio Apartamento para 1 persona:25 €
Relación calidad/precio: Bien.
Atención al cliente: Excelente.
Comidas y pick-nic en Mesón el Cortijo .
Cocina: Muy bien.
Atención al cliente: Excelente.
Relación calidad/precio: Inmejorable.


Día 8 (12-03-2012) Pontones-Huelga Utrera-Arroyo Blanquillo-Prado Maguillo

Meteo a la salida: 5º C, viento flojo y nubes altas.

Esta etapa, lejos de ser la de regreso a Prado Maguillo, supone una excelsa caminata por zonas de vegetación y microclima propias de otras latitudes. Coincidiendo con el PR A-195, el cañón del Segura es un pasillo de humedad y frescor con notables especies vegetales como avellanos, olmos, abedules, etc. que hacen que pasear por el mismo sea una delicia. Por otra parte, la subida desde la Huelga Utrera, aun con tramos de asfalto, al collado de Poyo Alto es todo un reto. Sobre todo desde Arroyo Blanquillo, sin camino y con una pendiente brutal. Las acebeas del Barranco de Los "Jabalises" es un rincón extraordinario. Sombrío, húmedo, misterioso, casi inaccesible de no ser por un inopinado jorro que atraviesa el paraje. Todo un deleite para nuestros ojos.


Desde el puente sobre el río  tomamos el carril que sigue la margen izquierda  y que se encuentra señalado con el poste del PR.

El camino sigue el curso del río, adaptándose a las curvas que este traza. "Piazos" del hortal y una galería de chopos nos acompañan.


El río se va encajonando cada vez más. En el lado del camino podemos observar estos amarillentos acantilados con algunas cuevas.

Para hoy, la previsión meteorológica anunciaba la posibilidad de lluvias pero el cielo no mostraba un aspecto esperanzador.

Camino en buen estado y prácticamente llano, que facilita el avance.

La foto no muestra lo a punto de caer que esta este inmenso peñón.


Un poco más adelante encontramos un puente sobre el río al que no llega ningún camino, junto a un cortijo en ruinas.

En poco tiempo llegamos a este anchurón donde el Arroyo Azul vierte sus aguas al Segura. En la tinada que se ve en la foto hay unos perros bastante ladradores.

Avanzando río abajo, pronto damos vista a la Cabeza del Masegoso.


Vado sobre el Arroyo del Masegoso. Pasado el vado, arranca un carril menos marcado que avanza por la orilla del río, luego se difumina un poco y luego pasa a ser una vereda por la que resulta casi imposible avanzar. Continuaremos por la izquierda (camino principal), abandonando el río, para
llegar al Cortijo del Maestro en breves instantes. Justo al rebasar el cortijo, el camino dibuja una amplia curva a la izquierda, arrancando en esta una veredilla que continua, más o menos, en la misma dirección que traíamos. La tomaremos y avanzaremos entre pinatos. Al principio llanea pero luego sube durante unos 500 mts. para ganar un colladillo.

Desde el colladillo el sendero desciende con ganas y pronto damos vista a Piedra Dionisia y Poyotello. Atravesamos una zona de espesísima vegetación con un amplio abanico de especies.

Pronto circulamos paralelos al Arroyo de Patas. La vereda es algo aérea en varios tramos.

Y tenemos que vadear el Arroyo de las Patas para inmediatamente después toparnos

con el nuevo puente sobre el río y

El Charco del Humo y su bella cascada.



La bajada a la cascada es algo peligrosa por lo que habremos de tener cuidado.

A partir del Charco del Humo usamos el sendero recién "arreglado" que baja a la Huelga Utrera.

Espectacular encajonamiento del río Segura.

Dentro de la adecuación del sendero, podemos ver este tramo empedrado en una zona llana, con manzanos a ambos lados, donde se ubica el cruce con la Cueva del Agua y Poyotello.

Desde este rellano gozamos de una vista espléndida del picacho de Poyo Alto, una bonita montaña a la que ascender.

Cruce perfectamente señalizado. No podemos dejar de visitar la Cueva del Agua y por lo tanto giramos a la derecha.

Entre el cruce y la cueva hay una bella cascada que, un mes más tarde de las fuertes heladas de febrero, todavía tiene bloques de hielo, lo que da una idea del clima del lugar.

Farallones subiendo a la cueva.

Cueva del agua.



Cañón del río Segura.

Bosquete de caducifolios donde encontramos arces y el, raro por estas latitudes, olmo de montaña entre otros.


En esta zona el sendero sube con firmeza hasta el mirador de las Huertas del Segura para luego descender con decisión de nuevo en busca del llano.


En la bajada con muy buen panorama, algo afeado por una linea eléctrica.

LLegados de nuevo al lecho del río y tras unos cientos de metros, el sendero se convierte en carril que ha sido adecuado con una capa de grava. Hasta hace poco, desde aquí hasta la Huelga Utrera el camino era estrecho y de tierra, casi no cabía un coche. Ahora y con motivo de la remodelación de la linea eléctrica es bastante ancho.

La plácida aldea de Huelga Utrera.

Fuente junto a una noguera de gran porte.

Calleja de la Huelga Utrera.

Salimos de Huelga Utrera en dirección al río pasando junto a este horno comunal.

Y atravesamos este rudimentario puente sobre el Segura.


El sendero nos lleva hacia el carril que comunica  El Molino con el cortijo de la Hierbabuena con los crestones de Arrancapechos de fondo.

Por el carril, viendo la Venta Benito.

Puente sobre el río Madera.

Chilanco junto a El Molino.

Imagen de Piedra Dionisia y La Campana desde el puente.

Salimos a la carretera de Las Juntas a Río Madera que tomaremos a la izquierda en dirección a este último lugar.

La carretera sube con ganas durante 1,5 kms. y en mitad de la subida podemos refrescarnos en esta fuente. Hoy hace calor.

Aunque vamos por carretera, las vistas son muy buenas.

Cabeza Gorda.

Valle del río Madera.

Tradición y modernidad en Los Fresnos.

La gran mayoría de los arroyos llevan agua, a pesar de la escasez de lluvia.

Tras un breve tramo de carretera "principal", llegamos al desvío de Arroyo Blanquillo que seguiremos.

Arroyo Blanquillo es una aldea que consta de varios núcleos. La cuesta para acceder es potente.

La cascada de Arroyo Blanquillo.


Dejamos atrás el último grupo de casas pasando junto a este lavadero. Seguimos un caminillo que pronto desaparece. Existía una senda que comunicaba esta aldea con La Fresnedilla (al otro lado de la Cuerda del Mosco) pasando cerca de la Fuente del Pino y que está casi desaparecida. Tomaremos dirección (sin camino alguno) nor-noreste ladera arriba y en un momento dado nos encontraremos con la antigua senda que vira en dirección este pasando por encima de la cascada de Arroyo Blanquillo.


En un corto trecho, subimos una barbaridad y la vista al valle del Madera, Cañón del Segura, Banderillas, etc. son magníficas. La senda avanza mucho hacia el este para enfilar la vaguada o barranca que baja de la Fuente del pino pero nosotros vamos a hacer un "to tieso" a la izquierda de un barranco anterior con el objeto de ahorrar unos pasos.

La pendiente es tremenda y con muchos sudores llegamos
al collado.


Dando vista a Prado Maguillo y El Espino descendemos por la vaguada.


Hemos de bajar toda la senda de la vaguada hasta desembocar en el camino del Barranco de los Jabalíes que seguiremos a la derecha. El camino era un antiguo jorro que desde el tornajo del barranco estaba casi desaparecido. Solo quedaba de el un senderillo usado por el ganado y los escasos senderistas que caminan por la zona. Pero para mi sorpresa, el jorro ha sido abierto de nuevo con una anchura y un desbroce excesivo a mi parecer.

Y llegamos al paraje de Las Acebeas donde numerosos ejemplares de acebo pueden observarse. A pesar del calor, todavía quedaba algo de nieve en la zona.







El jorro casi ha sepultado algún acebo. Me temo lo peor cuando se inicien las labores de limpieza del monte.

El camino sube con decisión para sobrepasar unos resaltes rocosos y nos ofrece buenas vistas
de Las aldeas, Loma del Mirandante y el Yelmo.

Con "el Progreso" llega la basura.

Parte del jorro que aun no ha sido intervenida. Como puede verse, una veredilla.
Encontramos unos metros más adelante el GR-147 que tomaremos a la izquierda.

Hasta descender al valle de Prado Maguillo.

En el Prao la Raja con los restos de nubosidad de un cielo que se niega a arrojar lluvia.

Entrando en Prado Maguillo.

Home, sweet home.


Tiempos de paso (correspondientes a un ritmo de marcha normal y pocas paradas):

Salida Pontones: 8:15
Desvío Cortijo del Maestro: 9:24
Charco del Humo: 10:02
Cueva del Agua: 10:25
Huelga Utrera: 11:19
Cruce Arroyo Blanquillo 12:25
           parada 10 min.
Collado: 13:40
Prado Maguillo:14:53



Fecha de realización 15 de marzo de 2012.
Época recomendada: Todas excepto verano.
Dificultad: Media-alta.
Fuentes: Cueva del Agua, Huelga Utrera, Carretera,Arroyo Blanquillo Barranco de los Jabalíes.
Señalización: PR hasta Huelga Utrera. Ninguna desde Huelga Utrera hasta el inicio del GR.
Equipo: Media montaña.
Kms. aprox.: 24 kms.




Datos globales aproximados




Distancia total:215 kms..

Desnivel acumulado:Más de 9000 metros.
Jornadas: 8.
Dificultad: Alta.
Señalización 80% del total.

5 comentarios:

  1. No había visto este reportaje...!!
    !Menudo rutón, la vuelta a la sierra! y por tu cuenta, sin necesidad de GR.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Seguidores